Octubre 2014

Curioso el artículo que relata la contratación de la charanga de Fajardo interpretada por excelentes violines y flauta llevada a cabo por el entonces senador John F. Kennedy para amenizar una fiesta privada. Un día antes de su regreso a Cuba, Fajardo accedió a tocar en la famosa pista de Broadway, Palladium. Con un sonido totalmente distinto al de charangas que ya formaban parte del ambiente neoyorquino como la Duboney de Palmieri y Pacheco y precedentes como la de Gilberto Valdes. Como cabía de esperar el viaje a New York de Fajardo y sus estrellas causo mayor interés en el público bailador que en el partido demócrata. Gran noche la de noviembre de 1958 con danzones, cha cha chas y pachangas. Despegue del formato de charanga para servir en bandeja el ritmo de pachanga. La flauta de Cuba como cariñosamente llamaban a Fajardo estará presente en la sesión de Palladium del próximo 29 de noviembre. Palladium Valencia pasión por la música y el baile.

La sala Palladium estaba localizada en el 1692 de Broadway con la esquina 53 en New York. Hogar del bailador, atmósfera de confianza y amistad rompiendo barreras sociales, donde lo único que importaba era pasarlo bien, en definitiva disfrutar de unos ricos ingredientes como son un buen ambiente y una buena selección musical para hacer una rica salsa. La elección de los temas corría a cargo de excelentes orquestas y entonces el término “salsa” no era utilizado. El Palladium fue un crisol de culturas, un punto de inflexión en la segregación racial de los EE.UU. A finales de la década de los 50’s el mambo alcanza su punto más alto escuchándose por todo el mundo. Su fama permitió que artistas de la talla de Cal Tjader, Woody Herman, Les Brown y un extenso numero de celebres artistas en el mundo de la música grabaran mambo. Palladium Valencia un espacio, un momento, capacidad de recibir y de ofrecer sensaciones el próximo 29 de noviembre regresamos.