Diciembre 2014

Una sonoridad distinta aterrizo en la ciudad de los rascacielos para presentarse en la década de los 50’s en el Palladium. Músicos que en ningún caso les afecto o les produjo seducción alguna el sonido norte americanizado. A ellos solo les interesaba la bomba y la plena. Si, hablamos del percusionista Rafael Cortijo y el sonero mayor Ismael Rivera. Juntos protagonizaron uno de los discos más vendidos en la ciudad de Nueva York, “Cortijo en New York”. Bombas rematadas con montunos donde Ismael Rivera brillaba con suficiente elocuencia con su muy peculiar estilo para sonear. Este disco sonara el próximo 27 de diciembre en Palladium Valencia. Pasión por la música y el baile.